XIV Semana sin humo

Con motivo de la celebración del Día Internacional Sin humo (31 de mayo) y dentro de las actividades de la XIV Semana sin humo bajo el lema “intentarlo, conseguirlo, compartirlo”, los Centros de salud de Castelldefels ( Can Bou y El Castell) han preparado diversas actividades que que incluye una mesa conjunta, en la que también participará un representante de las farmacias del pueblo. La mesa informativa se pondrá el próximo 29 de mayo en la Pl. Juan XXIII, a partir de las 10,00 h, coincidiendo con el mercado, donde se dará información y material de ayuda para dejar de fumar.

Sólo un entorno libre del humo del tabaco al 100% te puede proteger a ti, tus hijos y tu familia de los graves problemas que causa el aire contaminado por el humo del tabaco

El tabaquismo pasivo o la inhalación del aire contaminado por el humo del tabaco provoca:

Enfermedades respiratorias agudas y síntomas respiratorios crónicos.
Asma y agravamiento de los síntomas asmáticos en niños y adultos.
Enfermedades agudas y crónicas del oído medio.
Enfermedad isquémica coronaria (angina de pecho, infarto de miocardio, etc.).
Cáncer de pulmón, de senos nasales y de mama.
Síndrome de muerte súbita del lactante.

Los más pequeños son los más perjudicados, porque no pueden evitar voluntariamente la exposición al aire contaminado por el humo del tabaco.

Además, NO hay ningún grado seguro de exposición, ni ningún dispositivo que elimine del ambiente el humo del tabaco ni sus productos tóxicos, por lo que aconsejamos que:

Evites siempre, y en cualquier circunstancia, la exposición al humo del tabaco en casa, en el coche, en casa de familiares y amigos, y en lugares públicos.
Siempre que puedas, elige ambientes libres de humo cuando estés fuera de casa.
Y si fumas, hazlo siempre fuera de casa o de cualquier lugar cerrado.
Si fumas en el balcón o la galería, cierra completamente la puerta de acceso a la vivienda. Esto protegerá a los demás y te protegerá a ti de las consecuencias del tabaquismo pasivo. Además, te proponemos que sigas leyendo.

Si fumas …

Y no te planteas dejar de fumar, sabes cuáles son los beneficios cuando dejas de fumar? Independientemente de la edad que tengas, siempre sacas un beneficio para la salud:

paras el deterioro de tu función pulmonar y tendrás menos infecciones respiratorias,
el riesgo de padecer cáncer baja rápidamente y continúa bajando a lo largo de los años,
al cabo de un año de haberlo dejado, el riesgo de que tengas un infarto de miocardio baja a la mitad,
si estás embarazada, además de beneficiar a ti, reduces las complicaciones en el desarrollo de tu futuro bebé y durante el parto.

Y además, cuando dejas de fumar te cansas menos y mejoras del aspecto físico, la sexualidad, la fertilidad, el sentido del gusto, el olfato, etc., Y te ahorras mucho dinero cada año.

Y si decides dejar de fumar …

Enhorabuena! Es la mejor decisión para tu salud actual y futura. Si crees que necesitas ayuda, pídela a tu médico oa tu enfermera.

Elige ahora mismo un día para dejar de fumar (día D) en los próximos treinta días y vete preparando para ese día. Para hacerlo:

comunica tu decisión a la familia, los amigos y / o compañeros, busca en ellos comprensión y ayuda, pídeles que no fumen delante de ti y que no te ofrezcan tabaco,
haz una lista con tus verdaderos motivos para dejar de fumar,
identifica las situaciones que más asocias a fumar y luego busca alternativas,
si ya lo has intentado antes, identifica qué te fue más útil y los motivos que te llevaron a recaer, para poder evitar así los mismos errores,
no fumes cuando te apetezca, aplaza el deseo de algunas cigarrillos hasta al cabo de unos momentos. Piensa en lugares o situaciones en las que sueles fumar y no lo hagas más (el coche, en la habitación, cuando tomas un café, etc.),
empieza a hacer un poco de ejercicio, te ayudará a controlar los síntomas de abstinencia,
aprende a relajarte: la mayor parte de técnicas de relajación consisten en respirar lenta y profundamente,
aunque para dejar de fumar siempre hay voluntad, hay fármacos que pueden ayudar. Pide consejo a tu médico, a la enfermera o al farmacéutico.

Después del día D:

No pienses «no fumaré nunca más en la vida», concéntrate en el día de hoy, «hoy no fumaré».
Si sientes un deseo muy fuerte de fumar, debes saber que desaparecerá en pocos minutos y que, con el tiempo, cada vez será menos intenso y frecuente. Piensa en otra cosa y recuerda los motivos por los que quieres dejar de fumar.
Si tienes insomnio, evita el café y las bebidas con cafeína. Puedes tomar infusiones relajantes y hacer más ejercicio.
Si te sientes más cansado, aumenta las horas de descanso y de sueño.
Dejar de fumar y mantener el peso es posible: intenta comer más fruta, beber más agua y zumos, y hacer más ejercicio.

Y RECUERDA que es esencial la ABSTINENCIA TOTAL (no fumar nada). Por ello, no cedas nunca, ni por un solo cigarrillo, ni por una sola calada, este es el origen de la recaída. Evita las falsas seguridades: «por uno no pasa nada».

Imagen y Fuente: CAMFIC

Etiquetada con: ,

¿Quieres comentar algo?